Conmigo, pero tuyo

Poesía, Relatos Cortos

La sandía me empezó a gustar
el día que me quitó la sed.
Y lo mismo me pasó contigo.

La diferencia
es que de ti siempre estoy sedienta
y que cada vez que te pruebo
me sabes mejor.

Si me lees,
que sepas que no te quiero a ratos,
no te quiero a partes,
y no te quiero mío.

Te quiero diario,
de sur a norte,
de derecha a izquierda,
conmigo,
pero tuyo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s