71 días

Corriendo cuesta abajo
por unas callecitas empinadas
y sintiendo las piedras del suelo
enterrarse bajo mis Converse,
grité tu nombre,
pero no te vi.

Han pasado 71 días desde entonces
y todavía, a veces,
el eco de mi voz rebota en las paredes blancas
y me atraviesa el pecho
sin piedad.

Sé que no volverás
y no quiero que vuelvas.
Pero pronto llegará el día
en el que pueda desear
que vuelves alto y feliz
sin que se me rasgue el pecho
y los ojos se me conviertan en el mar
que tantas veces nos mojó los pies.

Lo sé…
porque te amé.
Te amé
jodidamente
de más.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: