Te (no) siento

Han pasado ya doscientos días y aún no puedo decir(me) que te (no) siento como a las moscas sobre la ropa. Pero has de saber, amor de ayer, que me han vuelto a salir flores del ombligo y que no fueron necesarios ni tu boca, ni tus besos

Este será otro otoño

La llegada del otoño me ha hecho pensarte. Y no sé si es por aquellos viajes en los que caminábamos felices pisando hojas marrones y amarillas en los pueblos del norte de Madrid; o porque he recordado -con algo de pesar- los meses en los que tu olvido arrancó mis hojas y me dejó desnuda …

Recuerdo indecente

Qué indecente es tu recuerdo. Se me encarama -sin permiso- en el momento menos indicado y no sé cómo quitármelo de encima. Si lloro, no se ahoga; si grito, le hago cosquillas; si corro, me persigue; y si me quedo, me llora él, me grita él, me corre él. El rimel, el tiempo, la vida.

Si nos (re)encontramos

No sé qué pasará si volvemos a encontrarnos. Quizás para entonces se nos hayan recubierto las pupilas de olvido y no podamos vernos como antes; o nos haya llovido mucho y las pieles ya no ardan; o se nos haya cruzado alguien y sólo nos pertenezcan los recuerdos. Pero si por casualidad - o causalidad, más bien- …