Tambalearse

Relatos Cortos

​Estuve en el lugar donde más te recuerdo. Todavía tengo los dedos arrugados y me sabe la piel a sal (¿O será la vida la que me sabe a sal y el corazón lo que sigue arrugado?).

No sé si es porque cuando veo el mar siento que estás al otro lado, o porque te imagino ahí dentro, disfrutando como pez en el agua.

No sé. Sólo sé que te echo de menos y que no sé mirar el mar sin sentirme frágil, mirar el cielo sin sentirme chica, mirar un pájaro sin sentirme torpe o mirar un árbol sin sentir que, sin querer, me tambaleo.

Anuncios

2 comentarios en “Tambalearse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s