Correr el riesgo

Relatos Cortos

​Bajé la cuesta llena de matorrales y comencé a caminar esquivando las ramas secas de los árboles y las flores amarillas que me saludaban encantadas desde abajo.

Llegué al inicio, vi la luz al otro lado, llamé los perros y me sorprendió mi propia voz rebotando en las paredes. En menos de lo que pensaba, dando grandes pasos y saltando el alguna estancada, crucé el túnel.

Me reí de mí misma, me reí mucho. ¿Cómo no me había permitido sentir esto antes?

Parece que a veces toma tiempo entender que avanzar implica descubrir, que descubrir implica correr el riesgo y que, en definitiva, para VIVIR hay que correr el riesgo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s