Si me hubieran ofrecido una millonada, no lo hubiera hecho

Opinión, Periodismo

Ayer, en mi cuenta de Instagram, publiqué tres fotos (puedes verlas al final de este artículo) que suscitaron bastante controversia. Supuse desde el principio que eso sucedería porque mostré mis PEZONES y esta palabra -incluso escrita- todavía retumba en los oídos de mucha gente. Pero no me arrepiento. 

Y no me arrepiento porque fue un ejercicio liberador;  porque considero que la desnudez -expresada con profesionalismo y sensatez- es ARTE, no morbo; porque estoy empezando a entender que la vulnerabilidad no sólo es hermosa, sino que es la fuerza, la magia que me (nos) impulsa; porque reivindico la capacidad de AMAR nuestros cuerpos tal y como son; y porque he sabido desnudar mi alma -frente a mí y frente a una cámara- de prejuicios y miedos para permitirme SER y vivir mi vida, que es una sola, sin excesos, ni mentiras.

Alguien dijo: “Ni que le hubieran pagado una millonada por hacerlo, ¿pero gratis?”. Y a ese alguien le respondo: Si me hubieran ofrecido una millonada (de pesos, dólares o euros) por salir en topless en la portada de una revista de moda, no lo hubiera hecho. Esto lo hice y lo publiqué precisamente porque esas fotos, para mí, NO TIENEN PRECIO. 

Otro alguien me dijo: “Hay muchas formas de declararte libre que no implican mostrar tu intimidad”. Y sí, hay mil formas de declararnos libres… y yo, entre todas ellas, durante los últimos años, he elegido algunas. Y esta es tan válida como cualquier otra que no sobrepase la dignidad de otras(os). 

“Te van a sexualizar”, me dijo otra persona. Y sí, porque desgraciadamente a nuestros cuerpos los sexualizan y los condenan cuando deciden ser lo que quieren ser y hacer lo que quieren hacer; y porque es mucho más fácil juzgar, que (auto)juzgarnos y crecer. Estoy segura de que si decidiera mañana vivir en castidad o convertirme en monja, sería igualmente juzgada. Siempre he dicho que lo que importa es la intención y si la intención de alguien que ve mi foto es sexualizarme, es su problema, no el mío. 

Yo no subí las fotos para provocar sensaciones en otros cuerpos. Mi intención y mi mensaje fue (es) mucho más profundo. Y el arte por eso es hermoso: porque nos da la posibilidad de trascender lo humano, lo natural, lo visceral. 

Fotógrafo: Felipe Villa (@soyfelipe1)

Anuncios

Volver a casa

Poesía

He de reconocer
que a veces me invade
una necesidad insoportable
de volver a casa.

Pero entonces me pregunto:
¿cuál es mi casa?
y esta angustia sombría
se vuelve aún más inquietante.

¿Será mi casa el país en el que vivo?, ¿la ciudad donde nací?, ¿el lugar que aún me espera?

¿Será, acaso, aquello que tuvimos?, ¿esto que nos queda?, ¿tú?, ¿yo?.

O quizás la cuestión es mucho más sencilla
y sólo deba darme cuenta
que mi casa no es ese país, esa ciudad, ese lugar, aquello que tuvimos, esto que nos queda, ni tú, ni yo…

sino
esta
Tierra
que
habitamos.

Mirlo coqueto

Poesía, Uncategorized
No sé qué tiene
y no sé por qué
pero me pasa todo
cuando pasa caminando
-y delante mío-
como un mirlo coqueto
sobre la delgadísima rama de un árbol.

Será porque la luna está llena,
porque la noche nos sopla,
porque existe y no le tengo,
porque sonríe sin saberlo,
porque la sed,
porque el amor,
porque la vida,
o porque los mirlos.

No sé,
pero me pasa todo
cuando pasa caminando
-y delante mío-
como un mirlo coqueto
sobre la delgadísima rama de un árbol.