Recuerdo indecente

Qué indecente es tu recuerdo.
Se me encarama
-sin permiso-
en el momento menos indicado
y no sé cómo quitármelo de encima.

Si lloro, no se ahoga;
si grito, le hago cosquillas;
si corro, me persigue;
y si me quedo,
me llora él,
me grita él,
me corre él.

El rimel,
el tiempo,
la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s