Aguada libertad

«Derecha, izquierda, derecha, izquierda»…

El movimiento del remo en manos de aquel pescador ya era automático. Avanzaba feliz por un río claro y tranquilo. El sol otra vez comenzaba a decir adiós desde el horizonte pero el viento soplaba cada vez más fuerte. Sospechoso.

A lo lejos estaba ella intentando con dificultad ir más despacio. Recorría con velocidad -sin entender cómo- un río diferente, más claro, menos denso, nada caprichoso.

¿Qué pasa?, se preguntó asombrada.

El viento no respondió. El río tampoco.

Él la vio y ella a él. (¿Es eso destino?). Sin embargo, hablar no pudieron y saludarse tampoco. Sus canoas chocaron y al agua cayeron.

El sol se escondió y los dejó acompañándose en soledad y mirándose a oscuras. A él lo esperaban en casa. A ella no. Siguieron ahí sin saber qué hacer, deseándose, pero queriéndose libres. El agua -helada y traviesa- los unía y separaba con un suave vaivén… duró lo «suficiente».

– «Pescador, recupere su equilibrio», pensó ella cuando lo vio alejarse. Y entonces cogió su remo y cambió de rumbo.

El frío no sólo había congelado sus cuerpos. El recuerdo también.


2 respuestas a «Aguada libertad»

Responder a Ana Martínez Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: