Conmigo, pero tuyo

La sandía me empezó a gustar el día que me quitó la sed. Y lo mismo me pasó contigo. La diferencia es que de ti siempre estoy sedienta y que cada vez que te pruebo me sabes mejor. Si me lees, que sepas que no te quiero a ratos, no te quiero a partes, y …

Intrusismo

- "¿De qué te ríes?", preguntó. - "De tu intrusismo", contesté nerviosa. "Te siento como un centenar de hormigas inquietas caminando desordenadamente por mis rincones más secretos. Es extrañamente conmovedor e inevitablemente paralizante". ------- No pude romper el silencio, ni volver a subir la cabeza, pero las hormigas continuaban descaradamente su viaje en mi cuerpo. …

Ella, tan Ella

Ella, Tan profunda como el cielo, Tan feliz como el viento, Tan libre como el agua. Ella, Tan fuerte como un escarabajo, Tan llena como una nube de agua, Tan suya como la concha de un caracol. Ella, Tan Ella, Tan espectacularmente Ella.

Tu recuerdo me salva

A 40.000 pies o al nivel del mar, cuando lluevo, o cuando brillo, siempre estás. Y tu recuerdo, aunque a veces me parte, siempre me salva. Un abrazo solar, Leo. Mi eternamente amigo, eternamente amado.