Abandonar la tristeza

Cuando la vi de pie,
apoyada en la pared,
mirando hacia arriba,
le pregunté si era feliz.

Me miró con el cielo azul
escondido en sus ojos
y salió corriendo
en dirección contraria.

No sé si se fue
en busca de la felicidad
o si la encontró conmigo un instante
y entonces huyó.

A veces es difícil abandonar la tristeza
cuando lleva cobijándonos muchos días
la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s