Está en proceso la investigación sobre las causas de la tragedia ferroviaria en Argentina

Uncategorized

Artículo 20 (Febrero 28, 2012)

Los resultados de las investigaciones que adelantan la policía, la Corte Suprema de Justicia y la Universidad de Buenos Aires sobre el accidente del tren de esta última ciudad donde el pasado miércoles murieron 51 personas y más de 700 resultaron heridas, se conocerán en las próximas semanas. La víctima número 51, Lucas Menghini Rey, un joven de 20 años que no aparecía en la lista de los hospitalizados ni de los fallecidos, fue encontrado el viernes entre dos de los vagones. Las hipótesis sobre los posibles culpables recaen sobre TBA (Trenes de Buenos Aires), la empresa que maneja la concesión de la línea Sarmiento, sobre el Estado y sobre el conductor del tren.

Según los congresistas de la oposición argentina el siniestro se veía venir pues desde el 2002 la Auditoría General de la Nación (AGN) había emitido cuatro informes en los que advertía que la empresa Trenes de Buenos Aires no cumplían los requisitos de seguridad y mantenimiento. El último informe, el del 2008, señaló que la red ferroviaria era “deficitaria” y alertó sobre “el riesgo para los usuarios”. “Nosotros pensamos que hay corresponsabilidad del Estado por ser copropietario y según el artículo 1113 del Código Civil tiene responsabilidad el ascendiente por los hechos ilícitos del inferior”, señaló Jorge Rizzo,  expresidente del Colegio de Abogados de Buenos Aires y especialista en acciones legales en casos de accidentes a BBC Mundo. Y agregó además: “Yo creo que este juicio terminará en los tribunales federales porque el Estado seguramente será demandado también”.

El Gobierno, por su parte, ha determinado esperar a que se pronuncie la justicia. “¿Por qué hacemos esto? Porque de ninguna manera vamos a tomar   -desde el punto de vista administrativo- acciones que estén descontextualizadas del accionar de la Justicia. […] Una vez que estén determinadas las causas -que estimamos que será en un tiempo breve-, entonces sí, lo administrativo irá a acompañar las conclusiones de la investigación judicial”, declaró Julio De Vido, Ministro de Planificación. En cuanto a las denuncias sobre algún tipo de conexión entre la Empresa TBA y el Ejecutivo, el ministro agregó que no se generarán esquemas de protección para nadie y prometió: “Vamos a avanzar y tomar las medidas que hagan falta en el marco de la Justicia”.

Por otra parte, Angel Contestí, del Movimiento Tren Para Todos, aseguró: “Hace rato que hay elementos par quitarle la concesión, y no solamente a TBA. Hay varias empresas que no han cumplido ninguno de los pliegos de licitación”. Roque Cirigliano, uno de los directores de la empresa, se defendió diciendo que el servicio es “aceptable” y sugirió que la tragedia pudo ser causa de un error humano. No obstante, la prueba de alcoholemia realizada a Marcos Antonio Córdoba, el maquinista de 28 años que se encuentra herido de gravedad, salió –según informó La Nación- negativa. Aún así, el hombre permanece imputado y, según su abogada –Valeria Corbacho- habrá que esperar a que su estado de salud mejore para que pueda mantener una entrevista.

Juan Pablo Schiavi, Secretario de Transporte, informó que el tren había circulado durante varias horas sin registrar problemas al frenar. Pero afirmó, eso sí, que en el horario de mayor tránsito cada vagón puede llegar a tener hasta 250 personas, lo que duplica su capacidad original. Este congestionamiento lo evidenció el jefe de los médicos que asistieron a los pasajeros, Alberto Crescenti, pues –según él- había 120 personas agolpadas en seis metros del primer vagón.

El segundo peor accidente ferroviario del país

La tragedia se produjo en la Línea Sarmiento en la Estación Once cuando el tren de 8 vagones y con entre 800 y 1000 personas a bordo no frenó a tiempo y colisionó a 26 kilómetros por hora contra el paragolpes a las 8:3 de la mañana, una hora pico en la llegada de pasajeros al centro de la ciudad de Buenos Aires.

“Las escenas eran tremendas: gente ensangrentada y fracturada por todos lados, y gritos con pedidos de auxilio desgarradores”, dijo uno de los pasajeros que sobrevivieron al siniestro. Otro de los sobrevivientes, quien se identificó como Marcelo, explicó: “Nos estábamos preparando para bajar porque el tren estaba disminuyendo la velocidad, y sentimos que frenó de golpe y el segundo vagón era como si se plegara sobre el primero. La gente se me venía encima, estaba aprisionado”.

Varios dirigentes del sindicato peronista Confederación General del Trabajo (CGT) han pedido la rescisión del contrato a TBA. Algunos han incluso reclamado la nacionalización de los trenes y otros un mayor control sobre las sustanciosas subvenciones recibidas, que –según el diario económico El Cronista, citado por El País- corresponden en un 76% al Gobierno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s