Estocolmo, un ejemplo de “modernidad verde”

Artículo 2 (Septiembre 20)

57 puentes conectan las 14 islas que la constituyen y vinculan esta importantísima ciudad capital con otras de su entorno geográfico como por ejemplo Helsinski, Copenhague y Gotemburgo. Ubicada al suroeste de Suecia, esta polifacética ciudad -designada Capital Europea de la Cultura en 1998- sorprende a los cientos de turistas que la visitan mensualmente con una historia que data de 1252; con sus verdes y sus aguas; y -cómo no- con sus numerosos museos y galerías.

En Estocolmo, conocida también como “La Venecia del norte”, se encuentra el primer Parque nacional urbano el mundo, el Ekoparken. Podrá disfrutar gratuitamente de este pulmón verde, ubicado en en el centro de la ciudad, todos los días y en él encontrará -además- granjas importantes de diferentes épocas, castillos y museos. La numerosa cantidad de éstos últimos convierten a esta capital en la ciudad con mayor densidad de museos en el mundo. Uno de los más célebres es el Museo Vasa (Vasamuseet) en donde está exhibido el único barco que se conserva del siglo XVII con más del 95% de piezas originales.

Otro de los museos que no deberá perderse es el Skansen, el museo al aire libre más antiguo del mundo. Éste es, además, un parque zoológico y está situado en la isla Djurgården. En este lugar aprenderá de la artesanía tradicional y de las costumbres de la ciudad. 150 fincas rústicas y viviendas de diferentes partes del país han sido transportadas allí para que los turistas viajen a través de las épocas y los diferentes estilos arquitectónicos. La casa solariega de Skogaholm es un buen ejemplo del estilo Gustaviano y la Iglesia de Madera Seglora del siglo XVIII.

Si le gusta el arte, el museo de Arte moderno es una excelente opción. Allí encontrará importantísimas obras de pintores como Picassso y Dali. Otros museos, como por ejemplo el Museo de Ciencias e Historia Natural y el Museo Nórdico -dedicado a la historia cultural y a la etnografía del país- son otras dos opciones que debería tener en cuenta.

El ayuntamiento es otra de las visitas que no debe pasar por alto. Con sus 106 metros de alto y el escudo de armas nacional sueco con tres coronas que luce en su parte más alta, esta edificación es uno de los principales atractivos turísticos de la capital sueca. Éste, además de ser sede para las reuniones de los funcionarios y políticos, es donde se realiza anualmente la fiesta de los Premios Nobel. La torre de Kaknäs, de 155 metros, es el edificio más alto de Estocolmo. En el último piso hay un restaurante desde el que podrá maravillarse de las vistas de esta ciudad moderna y natural mientras disfruta una buena gastronomía.

Ahora bien, caminar por las calles estrechas del casco antiguo -conocida en sueco como Gamla Stan– y a través de las casas en su mayoría de tonalidades amarillas, lo remontarán al período comprendido entre los siglos V y XV. Aquí se fundó Estocolmo en 1252 y éste es uno de los núcleos medievales mejor conservados del mundo. El Palacio Real es uno de los monumentos que no podrá perderse. No sólo lo sorprenderán sus más de 600 habitaciones, sino la historia que esconden sus museos: el museo Tre Kronor (donde verá los restos del Palacio Tre Kronor, destruido por el fuego en 1697), el Arsenal (donde se exhiben las armaduras de los reyes) y el Museo de Antigüedades de Gustav III. Las calles principales de esta zona de la ciudad son Västerlånggatan y Österlånggatan. Más adentro encontrará la muralla que en su día rodeó la ciudad y en el medio verá Stortorget, la plaza más antigua de Estocolmo.

Si lo que desea es diversión, Södermalm -uno de los barrios más animados de la Capital sueca- cuenta con numerosas discotecas. En Götgatan, la calle principal, encontrará bares y tiendas para todos los gustos, y en la plaza Medborgarplatsen podrá disfrutar de magníficos pubs y restaurantes que cobran vida sobre todo en la noche. Por otra parte, en la isla de Djurgården -donde se encuentran el Museo Vasa y muchas de las atracciones principales de Estocolmo- está GrönaLund. Este parque de diversiones, inaugurado en 1883 es el más antiguo del país y le brindará un día lleno de emoción y adrenalina para toda la familia.

Estocolmo es pues un ejemplo de desarrollo. Es una ciudad emblemática, cultural y progresista. Pero sobre todo, ejemplo de equilibro entre modernidad y cuidado medioambietal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s