Viento soplón

A las 13:44 el sol quería verla.

Escondido tras las nubes no podía mirarla ni de reojo… pero el viento fue su cómplice: lo sacó de su escondite y el Hombre Amarillo pudo verla.

Ella agradeció poder sentirlo durante esos tres segundos que tardó el viento en dejar de soplar al darse cuenta que tal vez no era bueno que la viera tanto….

¿Creyó que desgastaría su belleza? ¿Se habrá enamorado él también? ¿Se cansaría de soplar?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s