Mi Leo, por siempre

Leo, Llevaba horas deseando sólo una cosa: que estuvieras bien, así eso significara no volver a abrazarte nunca más… Me había cansado de pensar cuánta hambre podrías tener mientras yo comía o cuánta sed tendrías mientras sentía el agua pasar por mi garganta. Estaba agotada de pensarte ahí, en medio de mil toneladas de cemento …

Sueños en óleo

Soñé que ella no lloraba por la enfermedad de su hermano... Que no era en mi espacio vacío en lo que ellos pensaban cuando una de las sillas del comedor quedaba vacía... Que ella no miraba a su papá con miradas de cristal fingiendo una paz interior inexistente... Que aquella mujer de espalda dura no …